Taller de Carnaval “LA TRAIÑA”- Almería

 

Contexto del Taller de Carnaval de Menores

El Taller de Carnaval de menores es uno de los dispositivos de educación no formal creado en por la Asociación de Vecinos “La Traiña” para promover la dinamización sociocultural de la barriada donde se ubica. Dicha institución se crea formalmente en 1977 en el barrio de la Chanca-Almería- con la finalidad de mejorar las condiciones de vida de la población chanqueña. Para ello, en una primera etapa, se generaron, por parte de un grupo motor vinculado a un partido político y sindicato, distintas acciones reivindicativas participativas de acción directa: manifestaciones, asambleas de barrio, cortes de tráfico, pintadas, encierros…, formas de expresión humana que emergen, en muchas ocasiones, cuando se viven situaciones de injusticia social y las políticas aplicadas por las administraciones públicas no dan respuestas a las necesidades planteadas por la ciudadanía. En un segundo momento (1980), después de instaurarse la democracia, se decidió repensar los modelos de participación que hasta ese momento se habían puesto en acción, produciéndose un salto cualitativo en el quehacer de la Asociación al intentar conectar lo ideológico con lo metodológico, con la intencionalidad de generar procesos participativos más amplios sustentados en la reflexión-acción-participativa. Así fueron aflorando distintos espacios formativos: talleres de alfabetización de adultos, teatro, organización de las fiestas del barrio, organización de semanas culturales…, y talleres de carnaval. Espacios abiertos a la confluencia de miradas, al desarrollo personal y social y al estímulo de la creatividad para resignificar la realidad más allá del discurso monocorde instaurado en la primera etapa

La influencia de nuevas ideas relacionadas con la organización de la comunidad provenientes de la animación sociocultural, el desarrollo comunitario, la cultura popular (Ezequiel Ander-Egg, 1988; Marchioni, Freire…), etc. sirvieron como referentes para recrear las acciones socioeducativas participativas que fueron aflorando en este singular espacio urbano, donde se concebía el universo educativo como un entramado configurado por el escenario escolar, el familiar y el comunitario. Una mirada ancha de la educación que permitió el trabajo colaborativo con distintas agencias formativas presentes en el territorio, así como la emergencia de propuestas artísticas conectadas a la realidad sociocultural y educativa de la zona. En este sentido surgió el Taller de Carnaval, una actividad formativa abierta a la participación, donde la convivencia entre población paya y gitana (Criado, 2016) favoreció, entre otras cuestiones, un enriquecimiento mutuo a través de los saberes y habilidades que aportaban ambos colectivos. La música, el baile y la fuerza interpretativa que aportaban los y las representantes de la etnia gitana envolvían las letras de las canciones creadas por los y las payas que, a modo de crónicas periodísticas o relatos de una época, denunciaban las miserables condiciones de vida de una parte de la población y describan sus sueños y deseos. Esta plataforma abierta al diálogo entre diversas culturas, géneros, edades, cosmovisiones, etc., se fue convirtiendo en un lugar de encuentro y aprendizajes múltiples para una gran parte del barrio, así como en altavoz de las distintas problemáticas y deseos que afloraban en el barrio y otras latitudes. En la actualidad es una de las señas de identidad de este suburbio emblemático por su historia, enclave geográfico singular, arquitectura, precarias condiciones de vida de una parte de la población, y las producciones artísticas y reivindicativas que han ido y siguen creando y transmitiendo al resto de la ciudad.

El Taller de Carnaval, creado en el año 1983 como espacio formativo dirigido a jóvenes y adultos, fue ampliándose a la población infantil a partir de 1990. En sus más de 20 años de existencia han pasado cientos de menores, “muchos de ellos y ellas pasaron a formar parte de las murgas o comparsas o grupos carnavalescos[1], otros y otras se fueron formando y, posteriormente, ejerciendo como monitores de los grupos” (Ent. Nono Cortés, 2017).

El Caso lo ha constituido un grupo de niños y niñas de cuatro a doce años, que asisten al Taller de Carnaval, de lunes a viernes durante los meses de octubre a febrero, organizado y desarrollado por la Asociación “La Traiña”.

Objetivos del Proyecto

  • Objetivo 2: Analizar proyectos y experiencias formativas representativas de las nuevas formas de comprender el conocimiento y el aprendizaje invisible en contextos de interacción de los aprendizajes forma, informal y no formal.
  • Objetivo 3: Analizar los procesos de construcción de la ciudadanía en los casos seleccionados focalizando el estudio en los ámbitos de identidad, diálogo de saberes, generación de prácticas democráticas o y participación social, desde la perspectiva de las categorías sociales de género, clase social, etnia y edad.

Herramientas de recogida de datos

• Observación no Participante (Diario de Observación y Grabaciones en Vídeo):

Ensayos

Ensayo general con las familias

Representación en los carnavales

Pasacalles

Actuación en un Centro de Educación de Personas Adultas

• Entrevistas semiestructuradas en profundidad:

Monitor

Niñas-Niños

Costureras

• Documentos:

Letras de las canciones (Adjuntas al final)

Dibujos realizados por los niños y las niñas

Personas responsables

[1] Modalidades de agrupamiento de los distintos grupos que participan en el carnaval. Algunas de sus diferencias están relacionadas con el número de componentes, el tipo y número de instrumentos musicales, el número de voces, etc. (Ayuntamiento de Almería, 2016).

Documentos adjuntos

Letras de las canciones: